FLACSI

Idioma:
Síguenos Facebook YouTube

CORRUPCIÓN: Bruno Florián – “Corrupción, tolerancia y ética en Perú”

Publicado el Lunes 14 de Noviembre, 2016

latin_b-1Bruno Salvador Florián – Colegio De la Inmaculada, Perú

Corrupción, tolerancia y ética en Perú

Aquel abuso de poder para conseguir beneficios individuales indebidos, es decir, la corrupción, ha estado constantemente presente en la historia peruana. Es más, según el estudio de Alfonso W. Quiroz, “Costos históricos de la corrupción en el Perú Republicano”, durante toda la historia republicana del Perú, ha tenido entre 20 y 30 % de valor presupuestario desviado, y el 3-4% del PBI. Es claro que la corrupción verdaderamente ha sido y es un grave problema para el Perú, al limitar el crecimiento del país para satisfacer el afán materialista de ciertos individuos. Los casos son demasiado numerosos; sin embargo, uno que debe ser mencionado es el de Fujimori, por las increíbles cifras y cercanía de los hechos, y las consecuencias que tuvo en la sociedad-dinero “perdido” y gran daño en la instituciones como el congreso y las FFAA-, especialmente en el hecho de la tolerancia que se tiene a la corrupción.

Definitivamente, el gobierno de Alberto Fujimori, marcó un antes y un después dentro de la corrupción política peruana. Este individuo estableció una red de corrupción sorprendente, y por esta “desaparecieron” seis mil millones de las arcas del Estado. Sin embargo, todavía hay una gran masa de personas que lo apoyan incondicionalmente – a pesar de estar preso- y a su partido comandado por su hija. Por ello, es vital el análisis de esos diez años de su gobierno, para comprender la razón de la gran tolerancia hacia esta corrupción, que se puede traducir a una frase que normalmente resuena por ciertas secciones de la sociedad: “Roba pero hace obras”. Sin embargo, hay que considerar que no solo se concibe al gobierno fujimorista como causa única de aquella aceptación, ya que de por sí, la deformación de la moral peruana fue anterior al régimen autoritario, y se demuestra por hechos históricos que en verdad siempre hemos vivido en un ambiente sumamente corrupto, y se ha ido traspasando esta aberrante “tradición” hasta convertirse en aquella frase antes mencionada.

“Roba pero hace obras”, es concebida a partir de los dos factores antes mencionados: el gobierno fujimorista y la decadencia ética de los peruanos con el pasar del tiempo. El primer factor, es debido a que Fujimori logró estabilidad económica luego de una de etapa de hiperinflación, también logró acabar con el terrorismo, gozando así de una gran aceptación popular. Entonces, a pesar de que cometiera actos de corrupción; que atentaban contra la democracia y en contra de la libertad de expresión, aquello no importaba, porque para el peruano sus logros borraban sus falencias. Es por ello que aún Fujimori y su gobierno tienen gran acogida por ciertos sectores de la población peruana, que solo son capaces de ver lo bueno que hizo por ellos y no todo el daño que produjo. Cabe recalcar, que esta consolidación de la aceptación traducida en “Roba pero hace obras”, fue producto del continuo contacto con un ambiente corrupto, de una tradición de casi 200 años e incluso más, que tuvo su apogeo con Fujimori.

Por otro lado, se podría pensar que la caída de la dictadura de Fujimori, es debida a un un reclamo de la sociedad sobre sus actos inmorales; sin embargo este no  es necesariamente el caso. De hecho, sólo se revelan todas estas redes de corrupción cuando el gobierno fujimorista se encuentra en decadencia. Pero, cuando se encontraba en su apogeo, haciendo “obras”, a pesar de que se realicen este tipo de acciones, el peruano no iba a reclamar, porque su integridad socioeconómica era protegida por el gobierno corrupto.Es obvio resaltar como segundo factor este gran individualismo y materialismo del cual es preso el Perú, que es evidenciado en las encuestas de IPSOS, en las cuales muestran que de manera continua, gran parte de los peruanos, no vacilan en lo más mínimo, en por ejemplo, pagar cierto dinero al policía para no ser multados. En una sociedad de este tipo, no es extraño que se consoliden este tipo de frases como un máxima para defender a políticos corruptos, ya que gran parte de sus integrantes se comportan de la misma forma en su vida cotidiana.

Lamentablemente, existe una gran decadencia de la moral y la ética en la conciencia del peruano, y el gobierno fujimorista definitivamente fue el causante directo de la agudización de esta problemática, generando la frase “Roba pero hace obras”.Ahora la cuestión es conocer hasta qué punto nuestra conciencia se ha deformado, y si verdaderamente dentro de una sociedad donde el individualismo es preponderante, es posible vivir bajo un gobierno justo e incorruptible, aunque probablemente aquello sea demasiado utópico, especialmente en el contexto peruano. Sin embargo, mediante la aplicación de ciertas medidas como un verdadero control de corrupción en las esferas del poder , y por supuesto lo más importante es la mejora en la educación, para que así se forme cada vez más, personas íntegras y con responsabilidad social. La educación es la solución a la mayor parte de las problemáticas existentes en la realidad latinoamericana, esperemos que los gobernantes siempre la tengan presente para llegar a una mejor sociedad para todos.

Desde Educate Magis

< VOLVER