Esta actividad está dentro de la propuesta de Sustentabilidad, en sintonía con el ‘Programa 21’, que el núcleo de Ciencias Naturales y Matemáticas desarrollan en el 3er año de secundaria. A saber, en el 1º se estudia la calidad del aire, en el 2º el agua y el suelo, y en el 3º a respetar estos elementos naturales en la perspectiva urbana en cuestiones profesionales.”

La profesora de química, Leonora Comegno, comenta: “Este seguimiento se lleva a cabo en agosto debido a el intercambio de calor, responsable de la disminución de la humedad, que se produce durante este período. Por lo tanto, los estudiantes miden la humedad con el sicrómetro, construido con botellas de plástico, hacen el indicador químico del Ozono y plantan la Nicotiana tabacum, que es el indicador biológico más adecuado para este gas “.

11903868_1365949390082798_3895177661544911707_n

– Foto destacada –

En Física y Matemáticas monitorean la velocidad del viento y el ruido, recogen los datos, tabulan y analizan en tablas y gráficos. Los estudiantes construyen el anemómetro para hacer esta medición.

En Biología se recolectan líquenes y musgos para hacer un “safari fotográfico” en los lugares donde se encontraron. En el colegio, los estudiantes hacen el análisis en el laboratorio, a través de la adición de reactivos químicos a estos líquenes, para comprobar el tipo de contaminante absorbido.

Todos los cursos del colegio realizan los mismos procedimientos en el Centro de Educación Ambiental, sólo para ser comparados. En química, el contenido de ozono también se compara con los datos oficiales, a nivel nacional y local, y se realiza un nuevo análisis.

Fuente: Comunicaciones Colégio Medianeira / Fotos: Paulinha Kozlowski