FLACSI

Idioma:
Síguenos Facebook YouTube

Brasil: El desafío de la inclusión

Publicado el lunes 3 de marzo, 2014

header

El desafío de la inclusión de estudiantes con capacidades diferentes en las escuelas regulares en Brasil es un proceso que va en desarrollo y el Colégio Medianeira se destaca por hacer frente a esta situación. Trato personalizado a los estudiantes; preparación a sus maestros y personal; y la adaptación de los procesos pedagógicos, de acuerdo con las necesidades de cada estudiante, son algunos de los retos.

En 2013, el Censo INEP School (Instituto Nacional de Estudios para la Educación Teixeira), registró más de 560.000 inscripciones de estudiantes con discapacidad en las escuelas primaria y secundaria, esto sólo en las redes estatales y municipales en Brasil. El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, muestra que el 95,1% de los niños con discapacidad entre 6 y 14 años asisten a la escuela en Brasil.

2

Estos datos muestran que en la actualidad, hay un número importante de alumnos con algún tipo de necesidad especial asistiendo a la escuela regular. Aún así, el proceso de inclusión en el país está en desarrollo, ya que muchas escuelas se están adaptando a proporcionar un entorno adecuado para estos estudiantes.

A pesar que la Red de Educación de la Compañía de Jesús aún no ha adoptado una política nacional sobre la inclusión de alumnos con necesidades especiales, algunos de sus colegios aceptan a estudiantes con este perfil. Según Sonia Magalhães, coordinadora nacional de la red de educación jesuita y Doctor en Educación, este es un proceso que comenzará en 2014. “Con el proceso de redacción del proyecto educativo común, para trabajar en el área de la educación básica a nivel nacional, tenemos una referencia y un posicionamiento más claro para la inclusión de estudiantes con discapacidades en las escuelas”, dice.

Tratar de manera personalizada a los estudiantes, preparar a los maestros y empleados de las instituciones y adaptar los procesos de enseñanza, de acuerdo con las necesidades de cada estudiante, son algunos de los retos del proceso de inclusión. “La personalización de la atención es la clave para la inclusión efectiva. Y esto no se limita a los niños y jóvenes que se identifican como alumnos con necesidades especiales. De hecho, un buen proceso educativo debe tener en cuenta la singularidad de cada estudiante“, dice Sonia.

La educación es un derecho que todo el mundo debería disfrutar, pero el respeto a la diversidad debe seguir todo el proceso de inclusión de estos estudiantes en el entorno escolar. Este es un paso que debe considerar junto con la sociedad, la escuela y los padres.

4

El primer trabajo que se hará con los padres será que se informen claramente sobre las condiciones de la escuela y preguntar, junto con ello, si el colegio es el mejor lugar para el desarrollo de los estudiantes. Y no sólo son las condiciones actuales, sino también la voluntad y la capacidad de adaptarse y ajustarse para cumplir con el estudiante. Este trabajo debe ser realizado antes de la inscripción. Si bien es cierto que la ley requiere que la escuela acepte sin discriminación, a todos los estudiantes que vienen a nosotros, también es cierto que hay un espacio para el diálogo y la reflexión sobre las necesidades de los estudiantes y las condiciones o características de la escuela “, señala Sonia .

Incluir e integrar

“Incluir requiere algo más que ceder a mal discurso del marketing ya establecido. Incluir es la necesidad de involucrar el cuidado de cada persona y de toda la gente”. La cita anterior fue tomada del documento sobre la inclusión del Colégio Medianeira, institución que tiene estudiantes con necesidades especiales y que trabaja en colaboración con tutores que apoyan el proceso de aprendizaje. “La ayuda de un tutor para el estudiante es fundamental, ya que se necesita un acompañamiento diario y constante para llevar a cabo las actividades y entender lo que fue solicitado por el maestro“, dice Barbara Maria Remonato, profesora de 2° año de Primaria.

Barbara, que ha estado enseñando a los alumnos con síndrome de down, explica que el proceso de aprendizaje de estos estudiantes es más lento y, por lo tanto, es necesario, a veces, el uso de otras herramientas para facilitar la asimilación de los contenidos impartidos en la sala de clases. “Ellos aprenden y entienden mejor los conceptos con estímulos concretos y visuales”, dice.

Además del programa pedagógico, el cuidado de la escuela con los estudiantes, la hospitalidad de profesores y compañeros son algunas de las ventajas que ayudan al desarrollo integral del niño o adolescente. “Pedro se está desarrollando muy bien, dentro de sus posibilidades. Veo la trayectoria de la escuela y me doy cuenta que cada vez se preocupan de ayudar a mejorar la motricidad, la autonomía, la interacción con amigos y académicos. Me gusta la filosofía, los principios y el trabajo propuesto por el Colegio. Con el tiempo, entendemos lo que es un colegio jesuita “, dice Silvia Maria Barbosa, madre de Pedro Henrique (en la foto), 10 años, estudiante de 3er año de primaria.

1

Pedro tiene deficiencia motriz, cognitiva y déficit atencional. Estudia en el Colégio Medianeira desde pre-escolar y, según su madre, el ambiente acogedor y familiar proporcionada por la institución, ayuda en el proceso de aprendizaje de los estudiantes.

Para Michele Schley Dulski, maestra de Pedro la convivencia de estudiantes con necesidades especiales en el ambiente de educación regular es muy importante para fortalecer valores como el respeto por los demás y la solidaridad. “Veo los actos de amor y solidaridad todos los días y es hermoso! La relación de estos con otros estudiantes es muy positiva “, explica Michele.

Los valores de respeto a las diferencias están presentes en todas las acciones dentro y fuera del aula. Elegimos al Medianeira por los valores y metodología utilizada en la institución. Aquí somos bienvenidos!” Afirma Dinara Maria Zanón, madre de Ignácio José Zanon Chueh (en la foto), de 5 años de edad, estudiante de pre-escolar.

3

El incentivo de la familia, los nuevos descubrimientos y el estímulo de los profesores debe ser un proceso constante. Porque combinando respeto, atención y aprendizaje, el estudiante aprende a relacionarse y compartir conocimientos. “Ignacio tiene una gran relación con todos a su alrededor. Su aprendizaje es un poco más lento, por lo que debemos llenarlo con estímulos y experiencias exploratorias. Esta práctica, vinculada al aprendizaje, beneficia la percepción de la totalidad y le da más significado a sus logros”, concluye Jessica Fernanda Oliveira (en la foto), maestra de pre-escolar.

Fuente: Colegio Medianeira / Fotos: Paulinha Kozlowski