FLACSI

Idioma:
Síguenos Facebook YouTube

Colegios: ¿Cómo educar en la primera infancia?

Publicado el viernes 24 de enero, 2014

header1

El medio informativo “El Espectador” publicó un reportaje sobre la importancia del aprendizaje durante la primera infancia. Explica que el juego, las expresiones artísticas, la creatividad, el entorno y el acompañamiento de los adultos son claves para la formación.

“La primera infancia es la etapa más importante de la vida de un ser humano. Múltiples investigaciones han demostrado que hasta los seis años es cuando hay un mayor desarrollo del cerebro y se establecen las principales conexiones neuronales. Además comienzan a adquirirse las habilidades para pensar, hablar, razonar, aprender e interactuar con otros.

3

Por ello, la educación inicial de calidad es un derecho que tienen los niños y las niñas a lo largo de esta etapa. Es la garantía de que puedan alcanzar todo su potencial. Y en este escenario cobran relevancia factores como: una sana nutrición, relaciones afectuosas, el reconocimiento de los gustos, intereses, saberes y opiniones, así como la protección frente a las enfermedades y la posibilidad de crecer en un ambiente sano, pues se sabe que de éstos depende el progreso en el desarrollo del cerebro, que alcanza su nivel máximo alrededor de los siete años.

Adicionalmente son fundamentales las prácticas pedagógicas intencionadas, que tengan en cuenta las particularidades y singularidades de los niños y niñas y las características del contexto.

1

Garren Lumpkin, consultor externo de Unicef, escribió recientemente para el periódico “Al Tablero”, del Ministerio de Educación Nacional de Colombia, una interesante reflexión sobre los desafíos de Colombia y el mundo. Para empezar destacó el hecho de que en América Latina la matrícula en el nivel preescolar haya experimentado un significativo incremento en la última década.

2

Sin embargo, cuestionó fuertemente la atención integral a los menores de tres años en la región, pues asegura que no se ha logrado el mismo éxito y que es fundamental que la sociedad trabaje de la mano con los gobiernos en la consecución de este objetivo.

También llamó la atención sobre las dificultades que enfrentan los infantes en condición de discapacidad, con problemas de salud o que son forzados a trabajar. Tres factores que se consideran los principales obstáculos para el acceso a la educación y que, según Lumpkin, podrían combatirse apoyando a las familias y guiándolas para que propicien un ambiente amable y estimulante, teniendo en cuenta que este entorno es la primera fuente de experiencias para los niños e influye de manera determinante en su crecimiento físico e intelectual.

4

La creatividad, la flexibilidad y la disponibilidad de tiempo por parte de los padres, maestros y cuidadores son claves en esta etapa. No hay que tenerle miedo a inventar, a transformar los elementos de la vida cotidiana en mundos de fantasía que les permitan a los menores de seis años potenciar su imaginación y expresar emociones y sentimientos.

5

Maritza Díaz, directora del jardín infantil Mafalda (Colombia), explicó en el programa ‘En Familia’ de Caracol Radio, dedicado a la primera infancia, que resulta fundamental no aislarlos de los acontecimientos de la vida cotidiana. Por el contrario, la invitación es a acompañarlos para que asuman las dificultades que se presenten y puedan salir fortalecidos de ellas, especialmente en un país como Colombia, en donde casi la mitad de estos pequeños se encuentra en situación de pobreza y cerca del 30% debe crecer en medio de la pobreza extrema.

6

La recomendación para que cada niño pueda disfrutar al máximo de sus primeros seis años de vida y desarrollar sin obstáculos sus habilidades y potencialidades, es lograr que pueda compartir y establecer una vivencia conjunta con sus padres y su entorno desde el vientre materno. Asimismo, resulta importante tener presente que en la medida en que vaya creciendo e interactuando con lo que lo rodea, se podrán generar procesos educativos y hábitos que poco a poco irán fortaleciendo su autonomía.

Fuente: El Espectador