FLACSI

Idioma:
Síguenos Facebook YouTube

FLACSI 15 años: “Trabajando juntos por un bien mayor”

Publicado el Sábado 1 de octubre, 2016

headerEn el camino de estos 15 años, nuestra Federación ha facilitado espacios para la colaboración entre los Colegios y Redes miembros de FLACSI.

Conversamos con el Lic. Ricardo Moscato, Rector del Colegio del Salvador de Argentina, quien fue el primer Vicepresidente de nuestra Federación y partícipe de este “largo camino cultural de incluir, participar y de sembrar sentido en lo ignaciano”, para que este  “sueño de lograr una red regional” se llevara a cabo.

“Implicaba renunciar a la autosuficiencia, al encerramiento en lo institucional, a ciertos modelos de gestión poco personalistas, aislados o competitivos”, nos comenta en relación a los inicios de la Federación y de cómo se comenzó a construir el trabajo colaborativo y en red.

– Sistema de Calidad en la Gestión Escolar – SCGE –

“Proyectos comunes como el Sistema de Calidad en la Gestión Escolar y la Campaña Ignacianos por Haití nos han hecho sentir que estamos trabajando juntos por un bien mayor, y al mismo tiempo, una tarea espiritual de sentirnos cuerpo. ​Muchas veces el espacio nos divide, nos separa, pero creo que la doctrina, la misión, es la que nos une en la acción y es lo que ha alimentado estos proyectos comunes”. Continúa Ricardo.

Desde su experiencia como Rector de un Colegio FLACSI, destaca que participar en proyectos comunes hace que nadie se sienta solo “en su aula, en su colegio, en su despacho, sino que  realmente nos sintamos compañeros en la misión, ha sido un camino muy lindo, muy esperanzador”.

23

En su mirada hacia el corto plazo, el Rector del Salvador hace énfasis en la importancia de mantener estos proyectos comunes, pues “nos salva de cierta autoreferencia; salir de nosotros y poder brindar ese servicio”.

ricardoTambién considera importante avanzar como FLACSI en la incidencia sobre políticas públicas educativas, “como red tener una palabra que decir frente a tantos desafíos de una inclusión con calidad para nuestros países que padecen la pobreza de la ignorancia, de la exclusión, de tantos chicos y chicas que por no tener situación económica suficientes son apa​rtados de un derecho esencial como  es la educación”.

No tengo más que agradecimiento a Dios por esta experiencia tan consoladora de ​poder decirle a las personas que ingresan: Usted no ingresa a tal institución, usted ingresa a una familia más grande, que es la FLACSI como red fraternal de educación que tiene una palabra que decir, una acción que realizar”

”¡Es una alegría ver a la FLACSI viva, trabajando, ayudando, cooperando…presente!”, concluye.