“Con gran afecto agradezco a mis hermanos obispos, a los sacerdotes, las personas consagradas y todas las poblaciones por el calor con el cual participaron”, añadió. Señaló que confía “los frutos de este viaje apostólico” a la “Virgen María, que toda América Latina venera como patrona con el título de Nuestra Señora de Guadalupe”.

Además, dijo que “el continente latinoamericano tiene grandes potencialidades humanas y espirituales, custodia valores cristianos profundamente radicados, pero vive también graves problemas sociales y económicos”.