FLACSI

Idioma:
Síguenos Facebook YouTube

Ciencia: Director del Observatorio Vaticano saluda a FLACSI

Publicado el lunes 24 de marzo, 2014

header1¿Sabías que el Vaticano tiene un observatorio astronómico donde la mayoría de sus investigadores son jesuitas?

El Observatorio Vaticano es una institución de investigación astronómica dependiente del Papa cuyo origen se remonta entre los años 1550 y 1600. Es uno de los Observatorios astronómicos más antiguos del mundo y donde su actual director, al igual que gran parte de sus investigadores, es jesuita. El sacerdote argentino José Gabriel Funes SJ

2

El P. Funes SJ, fue nombrado director del Observatorio Vaticano en agosto de 2006 por el Papa Benedicto XVI. Se especializa en la astronomía extragaláctica. Su campo de investigación incluye la cinemática y la dinámica de las galaxias de disco, la formación de estrellas en el universo local, y la relación entre la interacción gravitatoria y la actividad galáctica.

El P. Funes explica, “Nuestra investigación científica contribuye al diálogo entre ciencia y fe, dando credibilidad a lo que la Iglesia ha afirmado a lo largo su historia. Ciencia y fe no sólo pueden coexistir pacíficamente sino que ambas pueden contribuir a un mundo más humano, más inclusivo. En el Observatorio lo hacemos con nuestro testimonio de vida.”

1

Junto a él, muchos jesuitas, científicos también, la mayoría doctorados en astronomía, forman parte del staff. “Como jesuitas nuestra misión consiste en colaborar con todas las personas de buena voluntad. Nuestra curiosidad que se manifiesta en nuestra investigación del universo es parte del buscar y encontrar a Dios en todas las cosas”, concluye Funes, SJ. (Conoce el equipo de investigadores aquí).

4

Actualmente, el observatorio tiene dos sedes: el núcleo principal de investigadores forma el “Grupo de Investigación del Observatorio Vaticano”, que ocupa dependencias en el Observatorio Steward de la Universidad de Arizona (Estados Unidos), mientras que los cuarteles generales se encuentran en el Palacio de Castel Gandolfo, en Italia, compartiendo el edificio que tradicionalmente usan los Pontífices en las temporadas de verano.

3

El observatorio realiza cada dos años una escuela de verano para jóvenes astrónomos de todo el mundo. La próxima se realizará en junio y reunirá 25 estudiantes de 22 países. El observatorio, gracias a la contribución de benefactores, puede ofrecer becas de estudio que cubren los gastos de viaje y de alojamiento por la duración de 4 semanas de la escuela. “Los estudiantes latinoamericanos han participado notablemente en estas escuelas que se iniciaron en el 1986. Los alumnos son elegidos sin tener en cuenta la religión o el sexo. Sólo se trata de tener un equilibrio en la distribución geográfica a fin de que todos se puedan beneficiar de esta experiencia internacional tan enriquecedora.” Comenta el P. Funes.

Para el director del Observatorio, los temas más apasionantes de la astronomía actualmente es la búsqueda de exoplanetas, en especial, de otras “Tierras” con la implicaciones que esto tiene para la búsqueda de vida en el universo; el big-bang; la formación de galaxias y los agujeros negros.

5

Pedimos al P. Funes un mensaje para los estudiantes de nuestra Federación, él nos invitó a recordar el mensaje que el Papa Benedicto XVI dio a los estudiantes de colegios católicos en en Inglaterra:

“En sus escuelas católicas, siempre hay un panorama más amplio más allá de las materias concretas que ustedes estudian, las diferentes habilidades que aprenden. Todo el trabajo que realizan se sitúa en el contexto del crecimiento en la amistad con Dios, y de todo lo que fluye de esa amistad. Así que no aprenden sólo a ser buenos estudiantes, sino buenos ciudadanos, buenas personas. A medida que avanzan en la escuela, ustedes tienen que tomar decisiones con respecto a los temas que estudiar, tienen que comenzar a especializarse con miras a lo que van a hacer más adelante en la vida. Esto es correcto y apropiado. Pero recuerden siempre que todos los temas a estudiar son parte de un panorama más amplio. Nunca se vuelvan estrechos. El mundo necesita buenos científicos, pero una perspectiva científica se vuelve peligrosamente estrecha si ignora la dimensión religiosa y ética de la vida, al igual que la religión se convierte en limitada si rechaza la legítima contribución de la ciencia a nuestra comprensión del mundo “.

Conoce más sobre la historia del Observatorio y sus investigaciones haciendo clic aquí

Fuente (info. y fotos): P.Funes, SJ / Vatican Observatory