FLACSI

Idioma:
Síguenos Facebook YouTube

Servicio Jesuita a Refugiados: “Un puntapié puede promover la tolerancia”

Publicado el jueves 20 de septiembre, 2012

El Servicio Jesuita a Refugiados (JRS por sus siglas en inglés) organizó un torneo de fútbol que promovió la paz y la solidaridad entre las comunidades de los grupos étnicos en Masisi centro, al este de la República Democrática del Congo.

Nota de www.jrs.net

 

Masisi, 14 de Septiembre de 2012 – Pocas actividades en el mundo son tan eficaces como los deportes en la reducción de las diferencias, construir comunidad, o educar a los jóvenes sobre la paz. El torneo inter-escolar de fútbol sel Servicio Jesuita a Refugiados, “Pamoja Tutashinda” en swahili o ” Juntos vamos a ganar ” , permitió a los estudiantes, árbitros y espectadores olvidarse de las divisiones entre las poblaciones locales y desplazadas, acerca de las diferencias étnicas, en el este de la República Democrática del Congo. La competición de fútbol envió un mensaje claro a la población: una comunidad unida es una comunidad más fuerte.

El torneo. Durante un período de cuatro meses, desde marzo a julio 54 equipos de muchas escuelas secundarias de todo el distrito de Masisi dieron vida a los intensos juegos. A pesar de algunas objeciones inevitables de un equipo u otro, el lema del concurso era el juego limpio y honestidad entre los estudiantes en el campo de juego.

En las semanas previas al torneo, el personal del JRS ofreció formación para entrenadores, árbitros y jueces de línea, no sólo en las tácticas y las reglas de fuera de juego, sino también para mantener la disciplina y la promoción de la equidad entre los jugadores.

El JRS proporcionó uniformes, banderas y silbatos a los más de 50 árbitros y jueces de línea que presidían los más de 105 partidos, en los que 310 goles fueron anotados además de las 26 tarjetas rojas y 176 tarjetas amarillas que se mostraron.

Los estudiantes de instituto Birega ganaron el campeonato, superando a sus compañeros de la escuela Maanga con un marcador final de dos a uno. Los ganadores llevaban camisetas de color naranja de Côte d’Ivoire equipo nacional, mientras que su rival llevaba el negro y blanco del equipo congoleño renombre, Tout Puissant Mazembe.

El árbitro. La joven de dieciséis años de edad,  Sifa Papay, arbitró el partido con un criterio impecable que fue aplaudido por los jugadores, entrenadores y aficionados presentes.

“Estoy muy contento con mi arbitraje y de haber intentado algo tan diferente. ¿Qué fue lo que me impactó más?  La sensación que los hombres me respetan y me tenían gran estima como mujer”, dijo Sifa después del partido.

Rompiendo las barreras. Posterior al encuentro, las autoridades locales, entre ellos Gabriel Bahati, representante del Ministerio de Educación Nacional (Ecole Primaire Secondaire Professionel EPSP), fueron invitados a la ceremonia de entrega de premios.

“Este torneo ha dado a los estudiantes de diferentes grupos étnicos de las comunidades desplazadas y locales la oportunidad de reunirse y sentirse como hermanos de una comunidad. Es un ejemplo de cómo el deporte puede romper las barreras que dividen nuestros pueblos. Estas actividades también ayudan a los desplazados a sacar de sus mentes por un tiempo los pensamientos de la guerra y el sufrimiento”, dijo el señor Bahati.

Ahora me identifico contigo. Rebosante de alegría después de que su equipo ganó el torneo, el capitán de Birega, Innocent, fue nominado como el mejor jugador de la competición. Hablando después del partido, estaba ansioso por hacer hincapié en la influencia que el torneo ha tenido en la construcción de la comunidad.

“Hasta ayer un chico de otra escuela o grupo étnico era un extraño para mí, un extranjero. Ahora sé que podemos vivir y jugar juntos, que tenemos mucho que compartir y que todos somos parte de una misma familia”.

El párroco, Théodore Mbuleki, mostró gran interés también por subrayar la importancia de la organización de actividades con la población oriental congoleña  que promuevan la integración y el respeto hacia las personas desplazadas.

“Este lugar está lleno de personas que han sido desplazadas por la guerra. Es esencial que no se sientan abandonadas y sean conscientes de que alguien se va a preocupar de ellos.  Al ver tanta gente de todos los grupos étnicos participan en este torneo, al ver el el juego limpio y la amistad entre los estudiantes que viven en los campamentos no sólo me lleno de entusiasmo, me empuja a pensar que tenemos que repetir la experiencia tanto como sea posible “, dijo el párroco.

La educación formal en Masisi. La competencia “Pamoja Tutashinda” fue organizado como parte del proyecto de educación formal del JRS en Masisi y en cooperación con la Dirección Provincial de EPSP. Iniciado en 2010, este proyecto del JRS incluye la construcción y rehabilitación de escuelas secundarias, los maestros y la formación en gestión y la distribución de materiales educativos. El proyecto busca garantizar el acceso a la educación, especialmente para las niñas, y la integración de los estudiantes desplazados en la población escolar local.

Danilo Giannese, Advocacy del JRS Grandes Lagos y Comunicaciones

Aquí puedes ver el video de la final del torneo