FLACSI

Idioma:
Síguenos Facebook YouTube

Uruguay – Colegios: “Nuestra casa es el mundo” Pachacutí 2017

Publicado el martes 25 de julio, 2017

La semana del 3 al 9 de julio se llevó a cabo en el interior de Uruguay el Pachacutí. Más de 450 estudiantes de Colegios de la Compañía de Jesús de Uruguay, Argentina, Chile, Paraguay y Estados Unidos se reunieron para vivir esta experiencia de apertura a Dios con el objetivo de a “dar vuelta el mundo”, poniendo sus manos al servicio de los demás, y sus vidas al encuentro con los otros.

Compartimos dos testimonios de quienes vivieron esta experiencia.

Serena Tolosa – Estudiante de 6° del Colegio Isasa,Uruguay – “El mundo al revés”

“Una experiencia que abre puertas y nos lleva a querer cambiar un poco más el mundo, cuando los que volvemos transformados somos nosotros. Una semana de convivencia con personas desconocidas pero con el mismo objetivo que nosotros.

Nada tiene más valor que poder despojarnos de nuestras comodidades para poder sumergirnos en un mundo distinto, y así, prestarle atención y ponernos a su servicio. Nada más importa. Nada más es necesario.

Trabajando, compartimos con las personas del lugar, y este encuentro se vuelve enriquecedor. Historias, anécdotas que nos llevan a poder conocerlas un poco más. Nos sentimos llenos con su disposición constante, las ganas de recibirnos aun sin conocernos. Entendemos el valor del esfuerzo, del trabajo.

Es ahí cuando nos sentimos queridos por Dios a la hora de ponernos ahí, en ese momento y lugar. Escuchamos su llamado, y al responderlo recibimos tanto que nos llena el corazón, como nada más lo hace.

Volver y compartir con nuestro grupo de servicio en Juventud Misionera Ignaciana (JMI), concluye una experiencia inolvidable; después de pasar pidiendo por ellos y su semana, escuchar las historias y coincidir en tantos sentimientos que nos invaden, nos acerca todavía más.

En días comprendemos el valor del servicio de todo el año, y aprendemos a poder tenerlo en cuenta todos los días y en todo lugar, con nuestra familia, con nuestros amigos, con nuestros compañeros, y es allí donde se pone en juego el cambiar el mundo también. El fin de la semana es el comienzo de un compromiso al que estamos llamados”.

Dalila Romero – Coordinadora de Juventud Misionera Ignaciana (JMI)

“Si bien todos participamos de un mismo campamento, no todos los roles son iguales. A mí ya me tocó estar en el lugar de los chicos: conociendo, sintiendo, probando, viviendo. ¡Y qué lindo que es poder ir desde ese lugar! Pero este año, y al igual que los otros dos anteriores, me tocó ir de coordinadora, en otro lugar, y vengo a contar, que es un poco diferente.

En mi experiencia, el coordinador vela por el funcionamiento del grupo, pero también cuida a cada chico individualmente, teniendo en cuenta el camino andado con el cual llegan al campamento, sin antes conocerlos, o conociendo a unos pocos.

Mientras forma lazos y conoce a los chicos de su grupo, también empieza a conocer el lugar que les tocó: conoce al capataz o encargado, recorre el lugar buscando un almacén donde encargar lo necesario para la semana, observa el barrio por el cual van a misionar el primer día, y se van a quedar a compartir durante esa semana.

Durante la semana uno sigue conociendo y cuidando al grupo, también el trabajo realizado, mientras trabaja, teniendo en cuenta la preparación de las comidas y el trabajo realizado por las parejas de intendencia, velando por los tiempos y preparando las actividades, buscando que los chicos tengan la mejor experiencia posible, sorteando posibles imprevistos que puede haber en los campamentos. Suena bastante cansador cuando uno lo cuenta así, y lo es. Pero por más cansado que uno vuelva, todos los años, desea volver.

¿Y por qué es eso? Porque acompañarlos a vivir una experiencia tan intensa en los tres pilares (fe, servicio y grupo), y verlos descubriendo a Dios, encontrándose con el otro y compartiendo lo que tienen es lindísimo. Porque creo en lo que propone el campamento, y los movimientos: amar al otro, compartir con él y descubrir y seguir a Dios. Porque ser testigo de la entrega de amor de los chicos en esa semana es increíble”.

Fuente: Comunicaciones Colegio Isasa